Follow by Email

lunes, 26 de septiembre de 2011

La complejidad del proceso en Rusia

Todos somos conscientes de que el proceso de adopción en Rusia es complejo y esta complejidad sucede por múltiples motivos. Es ya conocida la llamada burocracia rusa en la que se entremezclan competencias de diferentes administraciones que determinan el sistema de Gobierno Ruso. Para abreviar diremos que el Gobierno central se reserva una importante parcela de poder,  89 regiones con su propio gobierno y su lucha por la autonomía (similar por otra parte a lo que ocurre en España), pero siendo como es, seguro mejorable y a pasar de las críticas al sistema, tenemos que reconocer sus partes buenas y que su evolución es lenta pero positiva. Además, las cosas buenas y también las malas o mejorables, seguro están presentes en los procesos de adopción de cualquier otro país, o es que hay alguno perfecto….?

La actitud de los implicados en los procesos de adopción en Rusia por parte de España, las administraciones autonómicas por ser autoridad central y haber aceptado enviar solicitudes de adopción de familias Españolas a Rusia, las Ecais por haber puesto nuestro empeño en trabajar por los niños rusos y por supuesto las familias que responsable y conscientemente escogéis dirigir vuestra solicitud de adopción a Rusia, cada uno en su faceta debemos actuar con responsabilidad y afán de colaboración.

Las Administraciones autonómicas, establecen la obligatoriedad de comunicar previamente a estas administraciones los datos del menor preasignado por las autoridades Rusas a las familias. Este procedimiento se da bajo la normativa del Convenio de la Haya. Sin embargo, la Federación de Rusia establece una normativa incompatible con el sistema descrito, puesto que la preasignación de los niños rusos a familias de origen extranjero se efectúa en presencia de estos ante las autoridades Rusas competentes, quienes en ningún caso tienen obligación de trasladar con anterioridad información previa sobre el menor que será preasignado.

Cualquier dato sobre el menor  que pueda ser adelantado por la Administración Rusa con anterioridad a que os personéis las familias en la región, es puramente voluntario y se considera como un ofrecimiento no como una preasignación.

En muchos casos, no existe más información que trasladar por nuestra parte a la Administración Española que la fecha de vuestro viaje de asignación. A vosotros se os dará  toda la información que las Autoridades Rusas tengan sobre el menor y lo conoceréis personalmente.

En algunas ocasiones, seria conveniente que las Administraciones Españolas considerasen cada ofrecimiento efectuado por las autoridades rusas, individualmente y de una forma generosa, aunque las características del menor no se correspondan con las pretendidas para la familia en concreto, fundamentalmente porque el objetivo que nunca debe ser olvidado son los niños. El estudio cuidadoso de una propuesta para una familia concreta,  podría determinar un resultado exitoso a pesar de encontrarse fuera de las características de la idoneidad. Todo esto, por supuesto dejando claro el derecho que tenéis las familias a rechazar el ofrecimiento.

En este caso y teniendo en cuenta el fin primordial que es de obligado cumplimiento para todos  tendríamos que no criticar el procedimiento de la Administración Rusa, puesto que actúa en ejercicio de sus derechos y sus obligaciones.

Encontramos también un sistema legislativo ajeno a nosotros, que puede sorperender en momentos claves del proceso y que en ocasiones choca incluso con los principios que mentalmente tenemos preestablecidos como buenos. No quiere decir que sea un sistema peor, solo es diferente.

Desde el momento en que España permite la realización de tramitaciones de adopción internacional de familias españolas en Rusia se debe respetar y aceptar la legislación de la Federación de Rusia en todos sus extremos y por todas las partes integrantes del proceso, familias, administración y Ecais.

Constantemente, vemos que las Autoridades Rusas actúan con un rigor reseñable, contrariamente a la fama que en ocasiones se les ha otorgado. Revisan y comprueban de forma exhaustiva los datos de las familias en la documentación aportada a fin de determinar que las características de la familia son las mejores para el niño que se les preasigna. Es evidente que el interés de las personas que intervienen en los procesos de adopción  en Rusia es el que debe ser su fin principal, el bienestar del niño.

Por otro lado, el Juez Ruso competente para conceder una adopción, tiene todo el derecho y la autoridad de solicitar cualquier documento que considere oportuno para completar la documentación ya aportada al proceso. En ocasiones nos puede parecer que la documentación que nos solicitan resulta exagerada, incluso innecesaria. Sin embargo las competencias hasta la sentencia residen en las Autoridades Rusas, y se recogen y otorgan en base a legislación del País. Su sistema, su personalidad y su mentalidad  impregnan todo el proceso y son diferentes a las nuestras, pero no por ello peores, y en cualquier caso deben ser respetadas por todos los implicados. El buen entendimiento, la cooperación y facilitar lo mas posible la documentación que un determinado juez solicite para llegar a la tan ansiada sentencia de adopción, evitara sobrecarga, angustia y ansiedad a todas las partes.

En esta parte, nosotros y también la administración tenemos la carga de transmitir esa sensación de complicidad y apoyo a las familias. No debemos perdernos en luchas tontas sin sentido. Por lo que a nosotros respecta, no queremos complicar mas un sistema que de por si ya es complejo, ni solicitar caprichosamente documentación si este requerimiento no parte de la Administración Rusa.

No obstante y a pesar de todo queremos informaros que durante el primer semestre de este año, hemos celebrado 62 juicios y hemos tenido 86 asignaciones. De media unos 20 viajes mensuales entre los de asignación y juicio. No esta nada mal.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Expectativas flexibles

Cada niño es un mundo y cada familia también lo es, por eso las expectativas ante la adopción además de claras tienen que ser suficientemente flexibles y adecuadas a la realidad de Rusia.

La mayoría de las familias os ofrecéis para adoptar un niño sano. Sin embargo, el concepto de salud y la capacidad para determinar la situación de salud varía mucho. La mayoría de los niños vienen de Rusia con ciertas carencias en el área de la salud que son fácilmente recuperables una vez que ha llegado a España. Otros niños sin embargo, padecen enfermedades que no han podido ser adecuadamente diagnosticadas o que les sobrevienen una vez han llegado a su hogar y que revisten mayor gravedad. Tenemos que tener esto en cuenta para no tener sorpresas.

En cuanto a la edad del niño, en la Idoneidad se establecen orientaciones acerca de la franja de edad aproximada que se ajusta a cada familia. En base a estos criterios hacéis la solicitud a Rusia. Pero las características de este ofrecimiento, no es un contrato, sino una orientación para que los funcionarios rusos encargados de asignar una familia a cada niño necesitado puedan tener una guía a la hora de hacer su trabajo.

Cuando vamos a ser padres, nos imaginamos como será nuestro hijo y empezamos a querer esa imagen que tenemos de el. Luego el niño llega y nunca es exactamente igual al que nos habíamos imaginado. En la adopción, el campo para las diferencias es mucho mayor. Para que esas diferencias entre el niño que habíamos imaginado y nuestro hijo real no sean incompatibles, es muy importante hacernos a la idea de cómo son los niños que pueden ser adoptados hoy en día en Rusia.

No hay ningún niño exactamente igual al que imagináis. El niño ya es una persona cuando comienza a ser vuestro hijo y habrá que conocerlo, quererlo y aceptarlo tal y como es, independientemente de lo que esperabais.

Si os dais cuenta de que el niño que esperáis no se parece a la realidad de los niños institucionalizados que hay en Rusia y que pueden ser adoptados internacionalmente, o que no podéis acoger a un niño que tenga un grado mayor de dificultad o de diferencia, habría que pensar, honestamente, que quizás deberíais renunciar a vuestro deseo de adoptar en Rusia o por decirlo de otra manera, es muy difícil, casi imposible, que la adopción cumpla vuestros verdaderos deseos.

jueves, 1 de septiembre de 2011

El encuentro

Nos es fácil imaginarnos las preguntas que os hacéis las familias que queréis adoptar respecto al niño ¿cómo será?, ¿cómo se portara?, ¿se adaptara?, ¿estará bien de salud?, ¿qué cosas le gustan?, ¿que le habrá pasado?, ¿por qué esta en un centro?, ¿qué necesitara?.......

Pero quizás no nos sea tan fácil imaginarnos las preguntas que los niños pueden hacerse respecto a las familias que los adoptaran, sin embargo les surgen también multitud de preguntas, ¿cómo se llama la gente con la que voy a estar?, ¿cómo será la casa donde viven?, ¿cuánto tiempo voy a estar con esta familia?, ¿saben ellos algo de mi?, ¿cómo me las arreglare si no me entienden ni yo a ellos?, ¿volveré a ver a mis amigos?, ¿cómo será ese país?, ¿me gustara la comida?, ¿serán feos o guapos, altos o bajos, pobres o ricos?, ¿habrá mas niños en la casa? ………..  Es importante que seáis conscientes de esta situación.

En algunas ocasiones los niños pueden recibir cierta preparación en la que encontraran respuesta a algunas de sus preguntas, en otras ocasiones ni tienen recursos ni posibilidades de preparar a los niños, no se les informa ni se les prepara y muchas veces el encuentro o recogida después del juicio, se produce sin que puedan entender lo que sucede. En cualquier caso sus recursos son mucho más escasos para afrontar este momento tan importante en sus vidas.

Hay que ir preparados para que el niño se muestre retraído, incluso os puede rechazar. Cada niño es diferente y cada situación es diferente, tendréis que ser vosotros los que tengáis que intuir el mejor modo de actuar con el niño, ayudara sin duda llevar algún juguete, no exijáis al niño ninguna prueba de cariño, poneros a su altura para que pueda veros de frente, hablarle bajito, con tono amable y afectuoso, respetar la distancia que el niño marque, no tengáis prisa, aprender algunas palabras en ruso, por que no?  Seguro que vuestra seguridad y entereza le hará sentir tranquilo.

Es recomendable que cuando viajéis Rusia la primera vez a conocer al niño, de las fotos que os hagáis con el en el orfanato, dejéis algunas a las cuidadoras. Ellas se las enseñaran a menudo o se las pondrán en la pared al lado de su camita para que os recuerde. Podéis también llevar fotos de vuestra casa, de vuestros otros hijos, mascotas, dejárselas allí hasta que volváis a recogerlo.

Toda la información importante que recopiléis del niño, el encontrar un poco de tiempo en los viajes que haréis a Rusia para comprar cuentos, revistas, películas, música, fotos, mapas, juegos, utensilios del país será importante para  cuando el niño manifieste la necesidad de conocer su cultura de origen. Os ayudara también en los primeros momentos.